Albert Villagrasa: “La moda es un juego y si no es algo loco, es aburrido”

Aunque parecía que me adentrara en un búnker, una vez Albert Villagrasa, directordsc_05781 creativo de Antonio Miró, me abre las puertas de su despacho, puedo ver que mi percepción era errónea. Sentados a poca distancia, veo que Villagrasa tiene fotografías de sus diseños colgados en un corcho. En ese momento me viene a la cabeza Miranda Priestly, la maravillosa Meryl Streep de El Diablo se viste de Prada. Con su ordenador encima de la mesa, empiezo a hablar con Albert, pero pronto me doy cuenta que más que una entrevista, parece una conversación entre dos amigos.

Es la primera entrevista a la que voy informado pero sin ninguna pregunta preparada. El director creativo de Antonio Miró lleva muchos años en el mundo de la moda, quince de ellos con la marca en la que trabaja ahora. Quiero saber cómo ha llegado hasta aquí, qué le hizo adentrarse en el mundo de la moda y cuánto y cómo se vive y se trabaja una colección.

Si quieres saber qué filtro escoge en sus fotografías de Instagram, te damos permiso para seguirle.

¿Por qué estudiaste diseño de moda?

Vivía en Balsareny y siempre había tenido el sueño de estudiar algo plástico, pero por mentalidad de los padres y otras influencias acabé estudiando administrativo. Una vez hice dieciocho años, me fui a Barcelona y tomé la decisión de estudiar diseño en la Academia Internacional de la Moda, que ya no existe.

¿Cómo entraste en el mundo de la moda?

Mientras estudiaba, tuve la suerte de poder entrar a Jean Pierre Bua, una tienda de primeras marcas donde  había muchísimo trabajo. Allí aprendí mucho pero en el último año de carrera dejé la tienda porque no podía compaginarlo con los estudios. Una vez acabé y, después de estar seis meses preparando una colección propia para presentarla y no para vender, encontré trabajo en Marithé et François Girbaud.

¿Por qué Antonio Miró decidió distanciarse de la 080?

En la primera jornada de la 080, nosotros, a pesar de estar en el calendario, desfilamos de forma externa. En aquel momento, el director creativo era Toni y decidió que la política de la 080 no le gustaba. Durante los tres años siguientes desfilamos en Cibeles y el último año en París. Cuando se jubiló Toni, todo el equipo decidimos no hacer desfile para reorganizar bien la empresa y ahora, hace dos temporadas, volvimos a la 080.

¿Cómo valoráis esta plataforma?

Es relativo. Para nosotros es algo positivo porque lo que quieres es exponer lo que tienes y crear notoriedad de la marca, y no hay nada mejor que hacerlo con una plataforma rodeada de grandes profesionales. Hablo del mundo de dentro de la 080, de su equipo artístico y no de su política.

¿En qué os inspirasteis para crear la colección ‘Orígens’ que habéis presentado en la 080?

Me desperté, fui al metro, saqué el móvil para informarme y en aquel momento aluciné porque todos estaban pendientes de la tecnología. Pensé que tendría que haber alguien que no estuviera enganchado y me vinieron a la cabeza los amish y la comunidad menonita.

Con ‘Orígens’ ganasteis el premio de la 080. ¿Cuánto tardáis en hacer una colección?

Unos seis meses. Cuando desfilamos con ‘Orígens’, hacía un mes que ya estaba preparando el concepto de la colección que vendrá. No sólo tienes que tener una idea, que para mí es muy fácil plasmarla, sino que también tienes que trabajar este mundo para que todo tu equipo lo entienda.

¿Antonio Miró ha evolucionado o conserva todavía su identidad?

Durante unos años no evolucionó. Antonio Miró tenía un reconocimiento, pero cuando Andrea Arquero adquirió la marca, decidimos que queríamos más. Yo trabajaba con Toni y plasmábamos su idea de moda, que no era la misma que la mía, pero cuando me nombraron director creativo, decidí que lo quería hacer a mi manera. Aún así, Antonio Miró todavía conserva mucho su identidad.

¿Qué retos y hacia dónde va encaminada la marca?

Ahora mismo, lo que pretendemos es posicionarnos donde habíamos estado. Hoy en día es un mundo muy difícil porque han surgido muchas marcas que ahora están arriba y al cabo de nada mueren, por eso las que aguantan son aquellas que traen un trabajo de toda la vida.

¿Cuál es el perfil del principal consumidor de Antonio Miró?

El consumidor principal tiene un perfil de 35 a 55 años con un nivel adquisitivo medio-alto, a pesar de que esto es muy relativo. El otro día comentaba con unos compañeros que la colección nueva de Gucci es muy joven y podría sorprender porque estos no tienen un poder adquisitivo alto. A pesar de ser joven, al final quién compra Gucci es la mujer de unos 50 años con un poder adquisitivo alto. La moda es un juego y si no es algo loco, es aburrido, además cabe destacar que hace una década, una mujer de cincuenta años era alguien mayor y una de ahora es joven. Esto, lo ha hecho la moda.

¿Crees que la moda está suficientemente valorada?

Sí, dependiendo de las tribus urbanas. La moda es algo volátil, cambiante y rápido porque si no, no evolucionaría. Los jóvenes y las nuevas generaciones son muy fast fashion y exigentes, es decir, estos quieren tener moda barata y rápida. Por eso, los jóvenes junto con la tecnología han conseguido que muchos modelos que se presentan en los desfiles, al cabo de de dos semanas, uno ya los pueda comprar. Esto ya no es Prêt-à-porter, es Pronto moda.

¿El mundo de la moda es tan superficial y frívolo como dicta la sociedad?

No para los que la vivimos. Para nosotros es trabajo, pero obviamente la moda se puede vivir como arte o como consumo. Para mí no es superficial, a pesar de que reconozco que existe una parte frívola donde hay gente que sólo va a ciertos eventos para hacerse cuatro fotografías. En mis desfiles, aunque algunos comentan que todo está muy copado, yo no lo vivo porque o estoy detrás de bambalinas o porque me ponen en un photocall con gente que ni conozco. Afortunadamente, ni el equipo de Antonio Miró ni yo vivimos la parte superficial porque ni somos así, ni nos gusta el mundo de la farándula.

¿Crees en la nueva generación de los influencers y bloggers?

No  creo mucho en ellos porque se retroalimentan de un producto que ha hecho otra persona. Los bloggers se piensan que tienen la fortaleza para decir si algo es bueno o es malo, pero no tienen un bagaje sobre la historia de la moda. Te voy a poner un ejemplo. Personalmente creo que la nueva colección de Yves Saint Laurent es espectacular, pero no es Saint Laurent y aunque con Stefano Pilati no se vendía, sí que entonces se era fiel a la marca. Por lo tanto una blogger dirá que la nueva colección es espectacular pero no es así porque no conserva su esencia.

Anuncios

“Ser influencer no tendría que ser el sueño de nadie. Lo que debería mover a los jóvenes es realizarse y formarse”

Alfonso Herrero, publicista, bloguero e influencer, muestra en sus redes sociales su pasiónAlfonso6
por la moda y el mundo de la comunicación. Herrero, nacido en Sevilla, aterrizó en Madrid en 2009 para empezar a trabajar como creativo en una agencia de publicidad.

En el poco tiempo libre que tiene, le encanta pasar el rato con sus padres y su querida gata Venus, crear los vestidos de las Gaga Dolls, viajar y tomar el sol.

Si quieres saber qué 140 caracteres pone en su Twitter o qué filtro escoge en sus fotografías de Instagram, te damos permiso para seguirle.

Hace siete años llegaste a la capital. ¿Qué consejos le darías al Alfonso Herrero que llegaba a Madrid con la maleta bajo el brazo?

Principalmente que aproveche el tiempo igual que lo he hecho hasta ahora. El tiempo pasa volando y es muy fácil acomodarte. Lo más importante es realizar todo lo que te apetezca y que no se te quede ninguna espina clavada.

 ¿Cuándo decidiste abrirte el blog para escribir sobre tus looks y tus vivencias? ¿Y por qué?

Hace relativamente muy poco. Aunque cinco años atrás ya tenía la idea, se acabó parando. Necesitaba tener un espacio donde volcar lo que me gustaba. Aunque el blog no sea la plataforma más rentable ni la más de moda, sí que da más espacio que las demás redes sociales.

Alfonso1

 ¿Qué tienes tú como influencer que hace que tengas tantos seguidores a tus espaldas?

El único secreto no es ser social simplemente, sino también ser real. Lo esencial es mostrarte tal como eres, y no intentar aparentar ser alguien que no eres.

El mundo de los blogs y las RRSS está muy masificado. ¿Por qué el sueño de algunos jóvenes es tener muchos seguidores en Instagram?

Ser un influencer no tendría que ser el sueño de nadie. Lo que debería mover a los jóvenes es realizarse y formarse. Hay una gran variedad de carreras, cursos y máster. Si se quieren dedicar a la moda o a la comunicación, que lo hagan pero con una formación a sus espaldas y que no se olviden que la comunicación es una herramienta esencial que deben saber utilizarla.

Alfonso2

¿Qué te ha parecido el programa ‘Quiero Ser’ de Sara Carbonero?

No lo he podido ver, solo he leído las críticas. Tengo que ver el programa porque no hay nada peor que opinar sin haberlo visto. Creo que se tendría que haberle dado otro enfoque. Puede que los influencers no estén preparados para un medio tan grande como es la televisión.

En el blog y en las RRSS expones parte de tu vida ¿Cuál es límite para decir: esto ya forma parte de mi intimidad? ¿O no lo hay?

Al final es un medio de comunicación. Es la red social de la vida real de alguien, ya sea para lo bueno y para lo malo, por ello he compartido todo lo que debía compartir. Lo esencial es que no hay que alejarse de lo que uno es, ni publicar lo que uno no es lo que es. Aunque no me ponga límites,  soy muy pudoroso a la hora de compartir fotografías provocativas.

 ¿El mundo de la moda es frívolo y cruel como parece? ¿Qué cambiarías de tu vida?

El mundo de la moda es muy pasajero y se trabaja con el ego de cada uno, por lo que es bastante complicado. Es un círculo que te pide mucho por el contenido pero cada persona lo enmarca de una manera. Afortunadamente, no me ha llevado a ninguna situación incómoda ni a ningún límite. Sí que es cierto que recibo críticas a diario pero cuando te expones lo haces para lo bueno y para lo malo. Eso sí, no cambiaría nada de mi vida, porque si lo hiciera dejaría de ser yo.

Alfonso5

 Has enseñado tu ropa y zapatos. ¿Qué piezas guarda con más cariño y qué no te comprarías nunca?

Hace muy poco encontré en mis cajas de zapatos mis primeras Converse rojas. Estaban todas pintadas pero las lavé y han quedado como nuevas. Me hizo muchísima ilusión encontrarlas porque he vivido demasiadas cosas con ellas, les tengo mucho cariño. En cuanto a todo lo que creía que no me pondría, me lo he vuelto a poner. Te iba a decir alguna camiseta de fútbol o de tirantes, pero he vuelto a hacer looks con estas prendas.

Has comentado que una de las claves para triunfar en el mundo de las RRSS es ser real pero ¿quiénes son tus iconos a la hora de vestir?

Más que iconos son marcas de ropa que me gustan mucho. Algunos ejemplos podrían ser River Island, Topman o American Apparel. Hay diseñadores, que según que colecciones sacan, son espectaculares y otras más flojas o a la inversa.

Compartes con tu madre una afición: las ‘Gaga Dolls’, es decir, recrear los looks de Lady Gaga en una muñeca. ¿Cómo surge esto y qué finalidad tiene?

Cuando acabé la carrera hice una tesina para finalizar el proyecto. Después de varios temas y de ver el videoclip de Telephone de Lady Gaga y Beyoncé, en el que conté diez marcas, me iluminé. Decidí hacer la tesina del product placement en Lady Gaga. Después de mucho trabajo, lo presenté, saqué matrícula de honor y mi madre como regalo para Navidad me hizo una Barbie vestida de Lady Gaga. Me pareció tan original que decidimos hacer las Barbies para coleccionarlas.

Alfonso3

¿Cuál es la próxima meta de Alfonso Herrero? Quizá… ¿abrirse un canal de Youtube?

Hay varios proyectos empezados pero no están terminados porque llevan mucho trabajo. No me veo en el mundo de Youtube pero puede que mañana sí, nunca se sabe. Hace tiempo lo intenté, los vídeos tuvieron repercusión pero creo que no todo el mundo funciona en todas partes. Con el blog, por ahora, ya tengo entretenimiento para rato.

Alfonso4

Mario Ximénez: “He tenido la suerte de trabajar en, las que creo que son, las dos revistas de moda más influyentes”

Mario Ximénez, periodista y editor jefe de HarpersBazaar.es, transmite con Mario1facilidad su pasión por la moda. Muchos conocimientos tiene en su mochila, como si se tratara de una hemeroteca andante. Ximénez, simpático y encantador por naturaleza y, con tan solo 26 años, ha trabajado también para Vanity Fair o Vogue, algunas de las revistas más influyentes del panorama de la moda.

En su tiempo libre, el editor jefe de HarpersBazaar.es, queda con sus amigos, lee, disfruta de una película e intenta desconectar y disfrutar del momento. Si quieres saber qué 140 caracteres pone en su Twitter o qué filtro escoge en sus fotografías de Instagram, te damos permiso para seguirle.

Has estado en Vanity Fair, Vogue y ahora eres el editor jefe de HarpersBazaar.es. Eres muy joven. ¿Cómo conseguiste entrar a una de las revistas más importantes?

Por ser bastante persistente. Desde primero de carrera, los profesores nos decían: “Olvidaros de pensar que al terminar los cinco años, tendréis una bolsa de trabajo donde os ofrecerán el puesto de vuestra vida”. Desde primero busqué mis prácticas, empecé de becario, por las tardes, cobrando o poco o nada, mientras por la mañana iba a clases.

La primera oportunidad llegó con la revista Vanidad. Vi por Twitter que necesitaban a alguien de prácticas para redacción, yo siempre me la había comprado y al ser una revista pequeña podría hacer más cosas. Desde Vanidad me localizó el que era Director de moda de Vanity Fair, Dani García, quien me reconoció que había reparado en mí porque había leído tres tweets míos que le habían chocado muchísimo. Empecé prácticas allí, pero el momento autónomo es algo peligroso. Se me acabaron las prácticas, seguí colaborando con la revista, pero eso no me llegaba para comer.

Decidí mudarme a Londres, sin nada seguro, cuando estaba allí, uno de mis mejores amigos, Daniel Rabaneda, estuvo nominado al premio ‘Who’s on next’ de Vogue y me dijo que tenía que ir a la fiesta para apoyarle, ese fue mi primer contacto con Vogue y con Carla Sierra, actual coordinadora de Suplementos de Vogue España. Empecé a hablar con ella y tuvimos una conexión absoluta, intercambiamos emails y me dijo de hacer prácticas en Vogue. Luego la directora de la revista, Inés Lorenzo, me propuso abrir una sección de actualidad de moda y cultura y quiso que yo estuviera allí, al pie del cañón. Fue muy enriquecedor porque me hizo ver que eso era a lo que quería dedicarme.

¿Cuándo te empezó a interesar el mundo de la moda?

Siempre me ha gustado. Todavía conservo pilas de revistas en mi habitación, de hecho recuerdo que con la paga que me daba mi madre me compraba revistas, les doblaba las hojas, recortaba las siluetas, las colgaba en las paredes… Mi pared era una mezcla de lo que me gustaba e inspiraba. Me volvía loco.

Has pisado muchas revistas de moda ¿La prensa es tu medio por excelencia?

Sí. Me encanta abrir una revista y leérmela de cabo a rabo, entrar a una web y leer lo que se está cociendo. He trabajado en un gabinete de prensa y eso me hizo ver que lo que quería hacer periodismo de moda. La prensa es lo que más me gusta.

Mario 5

¿Hay gente que se dedique a la moda sin saber de esta materia?

No creo. El concepto que tenemos de moda pasa por dos vertientes: Por un lado las tendencias y por otro lado la parte más cultural (el universo que rodea a un diseñador, la industria de la moda…) La moda tiene esa parte más frívola que mucha gente explota pero que no a todo el mundo le fascina tanto. A mí, por ejemplo, me interesa más el concepto de industria o los críticos de moda, ya que te hace enriquecer como periodista. Puede que haya gente que le encante las tendencias y comprarse ropa, pero eso no es en absoluto suficiente para dedicarte al periodismo de moda. Para ello, te tiene que gustar contar historias, saber quién es quién y qué mueve a quien para hacer algo.

¿La sociedad sigue pensando que la moda todavía es un mundo al que solo les interesa a mujeres?

En absoluto. De hecho, la semana de la moda masculina de Londres lleva un año recibiendo sus mejores cifras. Tiene una presidenta magnífica que es Natalie Massenet, quien está ayudando a promover la moda masculina desde Reino Unido. Nueva York también va a crear su semana de la moda, con un patrocinador de motor, que es la primera vez que se sumerge en este sector. La industria de la moda masculina creo que está mucho más en auge que hace diez años. Pienso que el hombre ya empieza a elegir lo que le favorece más o menos, cosa que desde la perspectiva masculina siempre se ha tenido más reparo, se veía como una cosa peligrosa.

Mario 3

¿El panorama de la moda es tan frío como se pinta?

No es una leyenda, esta parte es real. Existen las fiestas que se hacen a diario y tú te puedes dedicar a ir de evento en evento, a comer canapés y a beber champagne. Hay gente que lo hace, pero oye, cada uno escoge su camino. Para mí la verdadera pasión es estar en una redacción y sacar el trabajo adelante, tanto a nivel digital como en papel. Está el trabajo de verdad, de la gente que quiere aportar algo de calidad y luego la parte que es más frívola y de mentira.

¿Cómo os organizáis en la redacción de Harpers Bazaar?

Hay una parte de papel, que tiene sus distintos departamentos (arte y cultura, moda…) y luego la parte digital. Somos distintos pero al mismo tiempo, dos ramas de un mismo árbol, no somos independientes ni estamos al margen. Cuando alguien necesita algo, hay un feedback continuo.

¿Cómo es un día en la vida de Mario Ximénez?

Hay una rutina, pero la suerte, de este trabajo, es que te permite viajar, entrevistar a personajes a los que admiras y que esta rutina vaya cambiando. Lo primero es informarte, por ello me coordino con otras personas de digital. A las ocho de la mañana miramos todas las webs de moda, la competencia, las internacionales, las redes sociales… Sobre esto, encargas los temas a tus colaboradores y vas maquetando tu home, tu niña mimada. Cuando está maquetado todo, trabajas en la actualidad, ya sea en materia de noticia o en un contenido interesante. Siempre estamos pendientes de las redes sociales y del móvil y en contacto con la gente de guardia y con la de papel.

¿Has conseguido alcanzar tu meta profesional?

Siempre he tenido una meta, trabajar en una revista de moda histórica e influyente. Lo mejor es que he tenido la suerte de trabajar en la que creo que son las dos revistas que más marcan las pautas en este mundo. Ahora que lo he conseguido, estoy disfrutando y no tengo una siguiente meta. Es algo que no me esperaba y que me alegra.

Mario2

Si te dieran carta blanca ¿dónde te gustaría trabajar o qué te gustaría crear?

Ahora mismo me quedaría como estoy. La mayor suerte que tengo es trabajar con una jefa, Eugenia de la Torriente, a la que llevaba admirando el mismo tiempo que llevaba tocando revistas. Recortaba sus artículos y, a día de hoy, trabajo con ella, le hago propuestas… Lo que hago ahora, me llena totalmente y, aunque suene poco onírico, me quedaría con lo que estoy haciendo.

¿Te has encontrado muchas trabas?

Reconozco que no he tenido demasiadas trabas, pero sí algún mal momento. Un ejemplo es cuando tuve que irme a Londres, porque sabía que me quería dedicar al periodismo de moda pero a la vez pensaba que nunca sería capaz de vivir gracias a esto. Es una industria complicada, pero si tú crees en ti mismo y trabajas el día a día, no tienes que tampoco obsesionarte, tienes que salir siempre adelante. Yo he tenido mucha suerte, siempre he estado haciendo algo. Es importante mantenerse activo.

De todos los famosos con los que has coincidido ¿Quién te ha sorprendido positivamente?

Los que más no te los puedo decir, porque saldrán publicados en el número de septiembre. Pero me ha sorprendido Miley Cyrus porque cuando la entrevisté en Berlín, yo iba con respeto, pero en cuando me senté con ella me empezó a hablar con muchísima naturalidad y familiaridad, que a veces echas en falta en este mundo. También me encantó Rita Ora, fue muy cercana y bastante simpática. Me dijo: “Pregúntame por lo que quieras”.

¿Y negativamente?

Hay mucha gente que me haya sorprendido negativamente. No te puedo dar nombres porque pondrías en peligro mi relación con mucha gente (risas). Hay algunos que me han decepcionado porque tenía muchas ganas de entrevistarles y me encontré con alguien cerrado y con unas respuestas muy secas. Eso pasa con aquellos que admiras, si creas expectativas, es un fastidio cuando no se cumplen.

Mario 4

Has estado en el Reino Unido ¿Ves muchas diferencias con el periodismo español?

La diferencia la marcan los periodistas. En el Reino Unido hay algunos de los mejores periodistas como Suzy Menkes, Tim Blanks o Lisa Armstrong, a los que admiro muchísimo. Pero en España hay también grandes periodistas, el problema es que no hay esa cultura de moda. De los pocos periodistas que están en activo y, que creen en la profesión, hacen que se sustente de sobra este oficio.