Albert Villagrasa: “La moda es un juego y si no es algo loco, es aburrido”

Aunque parecía que me adentrara en un búnker, una vez Albert Villagrasa, directordsc_05781 creativo de Antonio Miró, me abre las puertas de su despacho, puedo ver que mi percepción era errónea. Sentados a poca distancia, veo que Villagrasa tiene fotografías de sus diseños colgados en un corcho. En ese momento me viene a la cabeza Miranda Priestly, la maravillosa Meryl Streep de El Diablo se viste de Prada. Con su ordenador encima de la mesa, empiezo a hablar con Albert, pero pronto me doy cuenta que más que una entrevista, parece una conversación entre dos amigos.

Es la primera entrevista a la que voy informado pero sin ninguna pregunta preparada. El director creativo de Antonio Miró lleva muchos años en el mundo de la moda, quince de ellos con la marca en la que trabaja ahora. Quiero saber cómo ha llegado hasta aquí, qué le hizo adentrarse en el mundo de la moda y cuánto y cómo se vive y se trabaja una colección.

Si quieres saber qué filtro escoge en sus fotografías de Instagram, te damos permiso para seguirle.

¿Por qué estudiaste diseño de moda?

Vivía en Balsareny y siempre había tenido el sueño de estudiar algo plástico, pero por mentalidad de los padres y otras influencias acabé estudiando administrativo. Una vez hice dieciocho años, me fui a Barcelona y tomé la decisión de estudiar diseño en la Academia Internacional de la Moda, que ya no existe.

¿Cómo entraste en el mundo de la moda?

Mientras estudiaba, tuve la suerte de poder entrar a Jean Pierre Bua, una tienda de primeras marcas donde  había muchísimo trabajo. Allí aprendí mucho pero en el último año de carrera dejé la tienda porque no podía compaginarlo con los estudios. Una vez acabé y, después de estar seis meses preparando una colección propia para presentarla y no para vender, encontré trabajo en Marithé et François Girbaud.

¿Por qué Antonio Miró decidió distanciarse de la 080?

En la primera jornada de la 080, nosotros, a pesar de estar en el calendario, desfilamos de forma externa. En aquel momento, el director creativo era Toni y decidió que la política de la 080 no le gustaba. Durante los tres años siguientes desfilamos en Cibeles y el último año en París. Cuando se jubiló Toni, todo el equipo decidimos no hacer desfile para reorganizar bien la empresa y ahora, hace dos temporadas, volvimos a la 080.

¿Cómo valoráis esta plataforma?

Es relativo. Para nosotros es algo positivo porque lo que quieres es exponer lo que tienes y crear notoriedad de la marca, y no hay nada mejor que hacerlo con una plataforma rodeada de grandes profesionales. Hablo del mundo de dentro de la 080, de su equipo artístico y no de su política.

¿En qué os inspirasteis para crear la colección ‘Orígens’ que habéis presentado en la 080?

Me desperté, fui al metro, saqué el móvil para informarme y en aquel momento aluciné porque todos estaban pendientes de la tecnología. Pensé que tendría que haber alguien que no estuviera enganchado y me vinieron a la cabeza los amish y la comunidad menonita.

Con ‘Orígens’ ganasteis el premio de la 080. ¿Cuánto tardáis en hacer una colección?

Unos seis meses. Cuando desfilamos con ‘Orígens’, hacía un mes que ya estaba preparando el concepto de la colección que vendrá. No sólo tienes que tener una idea, que para mí es muy fácil plasmarla, sino que también tienes que trabajar este mundo para que todo tu equipo lo entienda.

¿Antonio Miró ha evolucionado o conserva todavía su identidad?

Durante unos años no evolucionó. Antonio Miró tenía un reconocimiento, pero cuando Andrea Arquero adquirió la marca, decidimos que queríamos más. Yo trabajaba con Toni y plasmábamos su idea de moda, que no era la misma que la mía, pero cuando me nombraron director creativo, decidí que lo quería hacer a mi manera. Aún así, Antonio Miró todavía conserva mucho su identidad.

¿Qué retos y hacia dónde va encaminada la marca?

Ahora mismo, lo que pretendemos es posicionarnos donde habíamos estado. Hoy en día es un mundo muy difícil porque han surgido muchas marcas que ahora están arriba y al cabo de nada mueren, por eso las que aguantan son aquellas que traen un trabajo de toda la vida.

¿Cuál es el perfil del principal consumidor de Antonio Miró?

El consumidor principal tiene un perfil de 35 a 55 años con un nivel adquisitivo medio-alto, a pesar de que esto es muy relativo. El otro día comentaba con unos compañeros que la colección nueva de Gucci es muy joven y podría sorprender porque estos no tienen un poder adquisitivo alto. A pesar de ser joven, al final quién compra Gucci es la mujer de unos 50 años con un poder adquisitivo alto. La moda es un juego y si no es algo loco, es aburrido, además cabe destacar que hace una década, una mujer de cincuenta años era alguien mayor y una de ahora es joven. Esto, lo ha hecho la moda.

¿Crees que la moda está suficientemente valorada?

Sí, dependiendo de las tribus urbanas. La moda es algo volátil, cambiante y rápido porque si no, no evolucionaría. Los jóvenes y las nuevas generaciones son muy fast fashion y exigentes, es decir, estos quieren tener moda barata y rápida. Por eso, los jóvenes junto con la tecnología han conseguido que muchos modelos que se presentan en los desfiles, al cabo de de dos semanas, uno ya los pueda comprar. Esto ya no es Prêt-à-porter, es Pronto moda.

¿El mundo de la moda es tan superficial y frívolo como dicta la sociedad?

No para los que la vivimos. Para nosotros es trabajo, pero obviamente la moda se puede vivir como arte o como consumo. Para mí no es superficial, a pesar de que reconozco que existe una parte frívola donde hay gente que sólo va a ciertos eventos para hacerse cuatro fotografías. En mis desfiles, aunque algunos comentan que todo está muy copado, yo no lo vivo porque o estoy detrás de bambalinas o porque me ponen en un photocall con gente que ni conozco. Afortunadamente, ni el equipo de Antonio Miró ni yo vivimos la parte superficial porque ni somos así, ni nos gusta el mundo de la farándula.

¿Crees en la nueva generación de los influencers y bloggers?

No  creo mucho en ellos porque se retroalimentan de un producto que ha hecho otra persona. Los bloggers se piensan que tienen la fortaleza para decir si algo es bueno o es malo, pero no tienen un bagaje sobre la historia de la moda. Te voy a poner un ejemplo. Personalmente creo que la nueva colección de Yves Saint Laurent es espectacular, pero no es Saint Laurent y aunque con Stefano Pilati no se vendía, sí que entonces se era fiel a la marca. Por lo tanto una blogger dirá que la nueva colección es espectacular pero no es así porque no conserva su esencia.

Anuncios

“El periodismo está viviendo el momento más crítico de su historia”

A Francesc Soler se le nota que es un periodista de raza. Solo necesito cinco minutodsc_05451s para llegar a esta conclusión. Me basta cuando me deja claro que no le gusta la rutina y que siempre tiene ganas de descubrir cosas y darlas a conocer. Mientras toma un café sin azúcar, Soler va al grano, veo que no le gustan los rodeos pero sí que sabe medir sus palabras.

Imagino que se ha curtido gracias a su larga experiencia, no solo como editor, director y presentador de distintos formatos en Catalunya Ràdio, sino también como director de una agencia de comunicación y escritor de sus dos libros: Un perfil propi. Converses amb Santi Vila Homenots.

Si quieres saber qué 140 caracteres pone en su Twitter o qué filtro escoge en sus fotografías de Instagram, te damos permiso para seguirle.

¿Por qué decidiste ser periodista?

Siempre pienso que el periodista vocacional parte de una doble inquietud. La primera es aprender cosas y la segunda el querer compartirlas. Desde pequeño siempre he tenido una gran curiosidad para aprender cosas nuevas, para descubrir y para viajar, pero siempre con el fin de compartir.

¿Eres crítico con el periodismo actual?

Sí. Por varias razones, el periodismo está viviendo el momento más crítico de su historia. En primer lugar porque venimos de una crisis económica muy fuerte que ha afectado a todas las industrias culturales y, por supuesto, también al periodismo. Por lo tanto, la posibilidad de los periodistas de ejercer de mediadores, entre alguien que quiere que se conozca un mensaje y una audiencia, desaparece. Si Donald Trump quiere emitir una información, ya no se tiene que someter a una entrevista, puede hacer un tweet y este llega directamente a la audiencia. Hemos perdido el monopolio a la hora de crear información.

272569_162297403842316_2639009_o

¿Y la segunda razón?

En segundo lugar, en las redes sociales y en Internet cuesta mucho discernir el grano de la paja, por eso hay gente que puede desconfiar de los grandes medios y en cambio creer un blog. Venimos de un modelo donde había, como dice Ignacio Ramonet, “los medios sol”, que son aquellos que iluminan al resto, a otro de una cierta incertidumbre, donde no hay tiempo ni dinero para contrastar las informaciones. Además, tenemos que sumar que España es un país que quiere consumir medios gratuitamente y que, a su vez, pretende que la información sea rigurosa. Por eso tenemos el periodismo que nos merecemos.

¿Qué es lo más importante a la hora de decidir si un hecho es noticiable o no?

Existen los factores más clásicos, como que el hecho sea novedoso o que afecte a una parte importante de la población. El criterio de noticia tiene mucho que ver con la excepcionalidad y puede cambiar en función de cada país.

Has estado siempre muy vinculado a los medios públicos. ¿Cómo se vive la politización desde dentro?

La realidad no es Alicia en el País de las Maravillas, por eso si hay unos medios que tienen influencia en la sociedad, es evidente que habrá gente que querrá influir en ellos. Esto lo tenemos que aceptar, siempre será así. Si partimos de esta premisa, tenemos que exigir una audiencia que defienda unos medios despolitizados y un estatuto que blinde a los periodistas.

322868_185759941496062_488735_o

¿Qué pasa si el presentador no está de acuerdo con el criterio del editor?

Esto no lo he vivido porque en la radio el editor es el presentador. Es evidente que se pueden dar situaciones de conflicto, a pesar de que dentro de los medios todo el mundo sabe el papel que tiene. El problema viene cuando alguien desde fuera quiere hacer de editor, porque hay intentos de presión en todos lados. Los medios públicos se ven como los medios del poder, cuando realmente son de los ciudadanos, por eso los periodistas se deben a los ciudadanos no a los representantes políticos.

¿Qué te hizo dejar Catalunya Ràdio después de trece años como editor, director y presentador?

Decidí irme porque cuando llevas muchos años haciendo prácticamente lo mismo, hay una parte que acaba siendo rutinaria. Pensé que había llegado el momento de probar cosas nuevas, a pesar de no tener nada más. Catalunya Ràdio estaba en un momento complicado, se había planteado un ERE que se reconvirtió en bajas incentivadas, por lo tanto, yéndote de la radio te daban una pequeña indemnización y yo decidí acogerme

964888_484545161617537_1116766805_o


¿Siempre has querido dedicarte a un periodismo vinculado a la actualidad?

Sí que es verdad que me gusta mucho escribir y que me había sentido tentado por el periodismo literario como el de Capote o Kapuściński, pero siempre había tenido muy claro que a la hora de vivir la profesión tenía que hacer periodismo de actualidad. Es un tipo de periodismo que se adapta al mundo de la radio porque es rápido.

¿Cuál es el programa, que has dirigido o presentado, con el que has sentido más complicidad?

La edición siempre me ha gustado mucho. Estuve unos seis años editando y presentando informativos en Catalunya Ràdio, después presenté ‘El Matí de Catalunya Ràdio’ y el espacio de entrevista. La edición siempre me ha interesado porque creo que es un arte y, en el fondo, una manera de ordenar un poco el mundo.

10157294_644220318983353_632642122_n

Hace cosa de un año abriste el blog ‘Mis 5 Mejores’ donde ofreces recomendaciones de cultura y buena vida. ¿Cómo le viene a Francesc esta idea a la cabeza?

‘Mis 5 Mejores’ es un proyecto que traía más o menos un año pensando y acabando de perfilar. Se basa en una idea muy simple: Los grandes libros que he leído, las grandes películas que he visto o los viajes que he hecho, los he llevado a cabo a partir de personas con las que confío mucho y que me han recomendado.

Estas tareas son parecidas al periodismo que siempre has ejercido.

Exacto, esto no deja de ser el hecho de conocer y compartir, por lo tanto no me alejo mucho de la idea que tengo del periodismo. Pienso que unos de los déficits de la actualidad no es la carencia de información sino el exceso de información, que acaba creando un cierto nerviosismo, por eso pensaba que la figura del “recomendador” podía ser interesante.

Decidiste tomar un descanso y ahora vuelves dirigiendo una agencia de comunicación. ¿Por qué entras en este campo y no vuelves al periodismo más convencional?

Ahora seré políticamente incorrecto y una parte de la profesión se me echará encima. Tengo la sensación que la comunicación corporativa es muy honesta, porque cuando yo trabajo por un cliente, quiero que este tenga cierto prestigio en la red y en los medios. No engaño a nadie. Pero no se puede decir lo mismo de todos los medios y de los periodistas. Es decir, hay columnistas que hacen opinión, pero están a sueldo de vete a saber quién o también existen medios que quieren vender una cosa y lo que hacen es hablar de unos productos porque cobran de la marca.10535770_715403065198411_2836818212208485755_o

Fuiste miembro del Comité Asesor Comunitario del HIVACAT, programa catalán para el desarrollo de una vacuna efectiva del VIH. ¿Por qué lo dejaste?

Había hecho voluntariado con el mundo LGBT, me sentía muy implicado en el activismo. A raíz de mi libro Homenots, Ferran Pujol, director de BCN Checkpoint, me dijo que necesitaban a alguien para llevar la comunicación de este centro comunitario de detección del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), y como creía en el trabajo que llevaban a cabo, pensé que era un buen momento. A partir de aquí formé parte del Consejo del HIVACAT. La aportación que podía hacer era esta y la llevé a cabo durante un par de años.

¿Qué te hizo escoger a Santi Vila y no a otro político para escribir Un perfil propi. Converses amb Santi Vila?

Hacía un año que conocía a Santi y me pareció una persona excepcional. Más allá del afecto que le podía tener, como periodista me pareció muy interesante. En el prólogo quise ser sincero y dejo claro que hago el libro desde la admiración, pero a la vez no creo que sea un libro complaciente ni propagandístico. Santi, con un gran acto de generosidad y transparencia, me dijo que le preguntara lo que quisiera y, a partir de aquí, escribí lo que me dio la gana.

1932213_642498225822229_250077107_n

Has recogido en un libro, Homonots, las entrevistas que has hecho a diez destacados gays para dibujar la memoria colectiva de la homosexualidad en Cataluña. ¿Tenías miedo de simplificar el colectivo homosexual al seleccionarlos?

No, porque no era una selección hecha con la voluntad canónica de decir estos diez ‘homonots’ son los padres del colectivo, sino que eran diez figuras que creo que podían ofrecer una aportación importante. La ambición que tenía era reflejar las distintas formas de vivir la homosexualidad por parte de personas que fueron valientes.

¿Te gustaría hacer una segunda parte de Homonots?

No lo veo. Es un libro que me ha encantado hacer y con el que he aprendido mucho. Me ha servido para lo que me tenía que servir, pero no haré una segunda parte, ni la versión de lesbianas, ni la de gays de menos de 25 años.

10847816_794665480605502_8274661791519033141_n

Continúas dirigiendo la agencia, pero ¿tienes alguno otro proyecto en mente?

Como libro no. Me encanta escribir pero por el consumo cultural del país, escribir es una ruina. Además de seguir dirigiendo la agencia, mi proyecto personal es ‘Mis 5 Mejores’ que este año hará un crecimiento importante y tendrá muchos cambios, como la ampliación de contenidos y la apertura del canal de Youtube.

 

“El arte no es el que va a las casas, la gente es la que tiene que ir a los museos”

Processed with VSCO with s5 presetSuena tres veces la señal del teléfono, descuelga y saluda. Bernardo Pajares, responsable del departamento de copias del Museo del Prado, me atiende con amabilidad, no parece nervioso. Lo que en un principio pensaba que sería una entrevista breve y distante, acaba en una conversación cálida, porque Pajares sabe comunicar. No solo lo hace en la web, Artecompato, sino que también colabora en RNE, LosExtras, Kinótico, portal de cine de eldiario.es e ‘Historias de la Teleen LibertadFM.

Si quieres saber qué 140 caracteres pone en su Twitter o qué filtro escoge en sus fotografías de Instagram, te damos permiso para seguirle.

¿Cuáles son tus funciones como responsable del Departamento de Copias en Museo del Prado?

Recibo las peticiones de los pintores. A veces son estudiantes o gente mayor que quiere acercarse a los maestros del museo. Desde el departamento nos encargamos de analizar las peticiones, su currículum y su técnica. Normalmente se suelen aceptar porque una de las funciones del Prado es facilitar la formación de los artistas. Una vez se tramita la solicitud, se deben respetar unas normas como por ejemplo el facilitar al público ver las obras. Solo puede haber un copista por sala y por cuadro durante seis semanas, que es el tiempo que se les da a los copistas.

¿Hay algunas obras que no se puedan copiar?

Hay varias. Una de ellas es Las Meninas porque es imposible poner un caballete con un cuadro de las medidas originales. Además, en la sala 12 es donde hay más público porque está esta obra.  El Jardín de las Delicias del Bosco o Las Majas de Goya son algunas de las pinturas que tampoco se pueden copiar.

¿Qué finalidad tiene un pintor a la hora de copiar una obra pictórica? ¿Puede venderse?

Los copistas pueden hacer lo que quieran, pero el Prado les pide que no hagan el intercambio económico en las salas del Museo. Hay copistas que tienen la intención de vender sus cuadros, otros son estudiantes o recién graduados que les apetece practicar la técnica pictórica, en el Prado, delante del maestro y de su técnica.

Miguel Zugaza va a dimitir como director del Museo. ¿Hay algún candidato mejor posicionado que otro?

Si te dijese algo, te estaría mintiendo. La noticia fue una sorpresa, no me lo esperaba para nada. No te puedo decir que nombres se barajan porque no sé por dónde pueden ir los tiros. Zugaza ha sido un muy buen director y gestor del museo, seguramente de los mejores. Solo espero que el futuro director valore lo que se ha hecho y ponga el Prado del todo en el siglo XXI.

bernardo6

Bernardo Pajares entrevista al pintor Juan Díaz

¿Crees que el consumo de cultura crecerá con la reducción del 21% al 10%? ¿El mundo del arte interesa a un gran público o es algo más selectivo?

Estoy seguro de que sí que afectaría una bajada del IVA. El arte que interesa a todo el mundo es el arte que nos venden los medios. Nosotros en El Prado lo vivimos con la copia de la Mona Lisa. Fue tal el impacto mediático que tuvimos que poner cuatro vigilantes en la sala de una obra que siempre había pasado desapercibida. También es trabajo de los museos vender las obras, porque el arte no es el que va a las casas, la gente es la que tiene que ir a los museos.

Norman Foster declaró la posibilidad de que el Guernica acabe en el Salón de Reinos del Prado. ¿Crees que es el lugar idóneo o puede afectar al Reina Sofía?

Picasso dejó escrito que quería que el Guernica terminase expuesto en el Prado, pero por un tema de división de colecciones se acordó en su momento que las obras de Picasso en adelante pertenecían al Reina Sofía y de Picasso para atrás, al Museo del Prado. Creo que si el Guernica se trasladase al Salón de Reinos, se quitaría la gran estrella del Museo Reina Sofía.

¿Piensas que el resto del mundo sabe apreciar el arte español? 

Creo que es cuestión de venderlo y explicarlo. No por ser español va a ser mejor o peor. Sin duda, el gran público sí que conoce a los maestros, pero el arte moderno es menos conocido porque tienes que tener un conocimiento más profundo, saber qué le mueve al pintor y conocer su vida para saber qué expresa.

Estás muy vinculado al mundo de los medios de comunicación. ¿Cuándo y por qué empezaste en el mundo de la radio?

Estudié producción audiovisual y terminé en la radio Voz Galicia. Me enganchó mucho este medio pero por cosas del destino no seguí y me desconecté. Cuando empecé a trabajar en el Prado notaba que me faltaba algo y decidí hacer los podcast de Arte Compacto. Al poco tiempo, empecé a trabajar con los chicos de LosExtras.es, después conocí a David Martos y a Borja Terán y a la vez hice el máster de RNE.

bernardo1

Bernardo Pajares en los estudios de RNE

En ‘La Hora Azul’ tienes la sección ‘Cuéntame un cuadro’ donde te encargas de describir obras con muchísima precisión. ¿Tienes algun cuadro predilecto que no te canses de mirar?

Hay muchísimos. Me viene a la cabeza una obra de Guido Reni que se llama Hipómenes y Atalanta. También me encanta El paso de la laguna Estigia de Patinir, que es una tabla flamenca. Hay un cuadro que conocía de hace mucho, que gusta a los visitantes del Museo y no es de las obras maestras. Es una pintura que se llama Los hijos del pintor en el salón japonés de Fortuny. Es un cuadro que está sin terminar y que, por sí solo, cuenta una historia.

bernardo5

El equipo de ‘Historias de la Tele’, encabezado por Borja Terán, mientras emite el programa

 

En ‘Historias de la tele’ con Borja Terán llevas la sección de las series internacionales. ¿Crees como Pedro Almodóvar que la ficción española no es un referente?

No soy crítico ni de cine ni de televisión, pero todos tenemos una opinión. Pienso que la ficción española ha de creer en sí misma, tenemos que dejar de copiar a los demás. El Ministerio del Tiempo es una idea nuestra y con personalidad, que otros países la están adaptando. En España tenemos muy buenos guionistas pero si las productoras les piden hacer una serie internacional a la española, no pueden hacer nada.

‘Historias de la Tele’ es un programa sobre la actualidad televisiva muy fresco y con un punto alocado. ¿Cómo os preparáis el programa?

Somos un grupo de amigos que nos preparamos el programa unos días antes. A través de un grupo de Whatsapp, Borja Terán, el director del programa, nos explica sobre lo qué vamos a hablar y nos pregunta qué temas trataremos nosotros. Todo se hace sobre la marcha, porque estamos pendientes de la actualidad de la televisión. Eso sí, Borja nos da total libertad.

bernardo3

El equipo de ‘Historias de la Tele’, en el estudio de Libertad FM

Estás también en Los Extras.es y en Kinótico hablando de cine. ¿Cuál es el entrevistado que más te ha impactado?

Me quedo con unas entrevistas que hice en el Festival de Venecia. Me sorprendieron Naomi Watts y Liev Schreiber porque tienen los pies en la tierra. Schreiber me dijo que le venía muy bien el papel que tiene en Ray Donovan porque así tenía un sueldo fijo, que meter en casa, para mantener a sus hijos. Watts me confirmó que con King Kong tuvo mucha repercusión pero que luego vinieron malos años con el biopic de Lady Di.

Almodóvar califica la campaña contra Trueba de “monstruosa y atroz”. ¿Crees que el boicot de La Reina de España es real? 

Hay una parte de boicot que es real pero es un público potencial muy reducido y que no tiene ni siquiera porque ser el que va al cine. La película no ha funcionado porque falla el guión, y aunque los actores están entregadísimos, falta una base. Una profesora que tuve me dijo con un guión bueno puedes tener una buena o mala película, pero con un mal guión solo vas a tener una mala película.

bernardo2

Bernardo Pajares junto a David Martos, director del portal Kinótico.es

¿Si te dieran carta blanca, qué proyecto te gustaría hacer?

Me encantaría seguir con lo que estoy haciendo ahora. Me fascina comunicar y construir cosas que me gustan. Admiro muchísimo a Julia Otero, me gusta como controla todo en el programa sin ser una dictadora. Y también a Carles Mesa porque durante los tres meses que estuve en su programa, ‘Gente Despierta’, aprendí muchísimo.

“Creo que es básico tener influencias de otros artistas”

A las seis de la tarde he quedado con Álvaro Ortuño, estudiante de comunicación

p61009-200307

Álvaro Ortuño con una de sus camisetas

audiovisual e ilustrador en su tiempo libre. Nos reunimos en una cafetería del centro de Barcelona. Yo llego puntual pero él ya está allí. Quiero conocer la faceta artística de Álvaro porque con tan solo 21 años ha creado la marca Yes We Art, sus ilustraciones. No le conozco bien pero sé que en su cabeza hay miles de ideas. De hecho, él mismo, sin decirme nada, me lo confirma. Se ha quedado mirando unos cactus y ha sonreído. Seguro que Álvaro Ortuño quiere dibujar unos cactus. www.yesweart.net

¿Por qué decidiste crear Yes We Art?

Necesitaba mostrar mis ilustraciones y quería un nombre corto y en inglés. El ‘Yes We Can’ de Barack Obama me parece algo muy positivo y que siempre me ha gustado, así que decidí adaptarlo a lo que quería transmitir.

¿Cuándo empezaste a dibujar?       

Desde que pude coger un lápiz. A los tres años empecé a dibujar caballos y poco a poco fui perfeccionando la forma.

¿En qué te inspiras?

En todo. Ir conduciendo con la moto me hace ver formas y colores porque cualquier persona o cosa son para mí fuentes de inspiración. Una vez llego a casa, lo que hago es apuntarme ideas y palabras en una libreta.

14627965_10154103280148160_1386891776_n

¿Cómo aprendiste a ilustrar?

He sido autodidacta. Empecé dibujando a lápiz, más tarde me compré unos rotuladores negros y finalmente me instalé el Adobe Illustrator en el ordenador y empecé a probar con una hoja en blanco y la tableta.  De  hecho, me considero ilustrador gracias a un amigo mío que me dijo que tenía una línea muy fina que es característica de los ilustradores.

¿Cuál es la técnica y el proceso que sigues a la hora de elaborar tus obras?

Primero tengo un brainstorming, después empiezo a dibujar lo que me pida el cuerpo, en el caso de que no sean encargos y finalmente decido si quiero empezar de cero o seleccionar una fotografía. Una vez tengo todo en orden, hay dos formas de elaborar la ilustración: dibujarlo a papel con línea negra, escanearlo y vectorizarlo. Y el otro proceso sería crear vectores desde el principio, en función de capas.

¿Cuándo es tu momento de inspiración?

Sin duda, por la noche. Cuando voy  a dormir, mi vida para, me quedo mirando el techo y de pronto, empiezan a venirme muchísimas ideas. Como soy algo despistado lo que hago es levantarme, apuntarlo en alguna nota del móvil y al día siguiente ya lo paso a la libreta.

¿Qué te aporta el dibujo?

Es mi momento de desconexión. Me encanta dibujar por la noche. Después de cenar y antes de irme a dormir es cuando me pongo a dibujar.

¿Tienes alguna influencia de otros artistas?

Totalmente. Creo que es básico tener influencias de otros artistas. Cuando empecé, no paraba de fijarme en otros pero adaptándolo a mi estilo. Me fascina José Antonio Roda aunque él está experimentando más y yo tiro hacia la línea más clásica, es un referente. También Damien Hirst, Bansky o Dalí, como idea, me encantan.

14643076_10154103281123160_1135854834_n

¿Se podría ver un cambio radical en tus obras?

Empecé con ideas desordenadas y poco a poco he ido rectificando. El perfil de Instagram de Yes We Art era mi espacio, pero pronto vi la necesidad de unificarlo. Cogí un marco de color verde, rectifiqué todas las obras y les aporté más seriedad y profesionalidad. Los colores que selecciono para las ilustraciones me salen solos, opto por muchas transparencias y blanco y negro, que aunque parezcan obras inacabadas no lo son para nada. Cuando empecé estaba perdido, pero ahora creo que he encontrado mi estilo, que es algo muy estético. Eso sí, no descarto nada porque muchos artistas han tenido distintas épocas.

¿Cuál es tu dibujo estrella?

El primero que se me ha venido a la cabeza es uno de mi mejor amiga americana. Le robé una foto de Facebook porque me enamoró. Vi la necesidad de ilustrarla y se la regalé para su cumpleaños. Es una obra a la que le tengo mucho cariño, igual que la de Yelle, una cantante francesa que poca gente conoce pero que me fascina. Es una satisfacción cuando cuelgas su dibujo y te responde con un like. También me encantan las ilustraciones de los animales porque son mis personajes y cada uno tiene su historia detrás.

14608016_10154103279688160_1740679356_n

¿A quién te gustaría dibujar y todavía no te has animado a hacerlo?

A quien quiero dibujar, lo dibujo. Lo bueno es que disfruto teniendo total libertad. Tengo pendiente dibujar a Amy Winehouse y sé que pronto lo haré. Es curioso, pero una de mis fijaciones que me inspira muchísimo y desconozco el porqué es Azealia Banks.

¿Cuál es tu meta?

Me encantaría vivir de lo que hago. Ahora es un hobbie que me ayuda a seguir adelante con motivación. Me gustaría que fuera una marca, de hecho amigas mías que estudian moda quieren colaborar conmigo y es algo que está en proceso. Ahora lo que hago es explotar mis ideas y más adelante ya veré si puedo adaptar un modelo de negocio.

¿Dónde te gustaría ver expuestas tus obras?

Me gustaría exponer pero creo que mis obras son más estéticas y decorativas.

¿Cuál es tu futuro dibujo?

Ahora estoy con muchos encargos, pero el que tengo en mente son varias imágenes de las que, de momento, poco te puedo adelantar.

14619935_10154103280563160_276923727_n

¿Alguna vez te has autocensurado?

Sí, puede porque no me ha inspirado lo suficiente. Sí que he hecho algún dibujo más polémico o que está fuera de lo que dicta la sociedad, porque me apetecía, y que al final me lo he quedado para mí. No lo expongo porque puede que haya quedado en un boceto o porque en ese momento no lo creía conveniente. La idea es no ponerme barreras.

Edu Fusté: “Que hayas estudiado periodismo no te garantiza poder trabajar como periodista. Hay precariedad y mucho intrusismo”

Edu Fusté, periodista y ejecutivo de Relaciones Públicas de Equipo Singular, sabía desde pequeño que quería dedicarse a los medios de comunicación. Fusté, con tan solo 29 años, tiene un gran currículum en sus espaldas, ha trabajado con grandes profesionales como Jordi Basté o Núria Riquelme en RAC 1 y Xantal Llavina o Inma Sust en Ràdio4.

En su tiempo libre, Edu Fusté queda con sus amigos, lee, disfruta de una película e intenta disfrutar del momento. Si quieres saber qué 140 caracteres pone en su Twitter o qué filtro escoge en sus fotografías de Instagram, te damos permiso para seguirle.

1174657_10151845298144578_323156229_n

¿Qué factores te motivaron para que acabases estudiando periodismo?

La vocación fue lo que decidió mi elección. Creo que desde que tengo uso de razón (y aún no tengo mucha) que quería ser periodista. Siempre me ha apasionado escribir, hablar, contar… y sobretodo intentar saber de todo.

La pregunta estrella a los que estudian periodismo es: “¿A qué tipo de periodismo te quieres dedicar?” ¿Tú lo tenías claro desde un principio?

Sí, no tanto por qué tipo de periodismo quería hacer pero sí a que medios me gustaría dedicarme. La televisión y la radio fueron mis preferencias y creo que no me defraudaron.

¿Cuándo empezaste tenías alguna meta periodística y ha evolucionado?

Quería dedicarme al periodismo, y vivir de ello. Que hayas estudiado la carrera no te garantiza para nada poder trabajar y tener un sueldo al mes como periodismo. Hay precariedad y mucho intrusismo. El hecho de poderlo hacer es de privilegiados. Cualquiera de los trabajos que he tenido en distintas redacciones ya han sido metas superadas. Pero aún me quedan más… ¡las metas no pueden fallarte nunca!

Tus inicios son en RAC1 ¿cómo llegaste allí y porque no continuaste en la emisora?

De hecho, mis primeras prácticas fueron en la Cadena Cope, en la redacción de Cataluña. Fueron unos meses muy intensos donde aprendí mucho y que me dieron la oportunidad de dar el salto a una radio como RAC1. En esta emisora del Grupo Godó estuve durante más de 3 años trabajando en “El Món a RAC1”, con Núria Riquelme y Jordi Basté, la aventura en esta radio nueva, cosmopolita y en una época en que aun era muy joven fue una de mis mejores experiencias profesionales. Aprendí mucho y conocí gente excepcional que a día de hoy aun mantengo contacto.

1779134_10152216593704578_1546282219_n

Y de RAC1 pasaste a Ràdio4 en el programa ‘Directe 4.0’. ¿Cómo era un día en la redacción?

Sí, fue Xantal Llavina quien me dio la oportunidad de dar el salto a trabajar durante casi 3 temporadas en un programa diario de actualidad y entretenimiento, con un papel significante, con secciones propias y con total libertad. Trabajábamos muchas horas, éramos poco equipo y “rellenar” 3 horas en directo no es tarea fácil, ¡pero lo conseguimos! Empezábamos a las 10 de la mañana y acabábamos el directo a las 19h, luego reunión… dedicabas muchas horas pero es un trabajo apasionante. Mi principal función era preparar el guión de las entrevistas y los espacios del programa para la presentadora y para mis espacios de directo.

Trabajaste codo con codo con Xantal Llavina. ¿Cómo fue el trabajar con ella?

Muy positiva. La verdad es que mi etapa en el programa me sirvió como un intenso máster: radio en directo y a diario. Xantal además venía de otro programa diario (en este caso “El Club” de TV3) y fue una buena “profesora” de directo. Siempre le estaré agradecido por su confianza y por creer en mi sin apenas conocerme.

1964784_10152261113654578_754807596_n

¿Alguna vez el programa ha tenido presiones políticas por parte de los directivos?

No, presiones no, pero si que hubo un momento que se “nos aconsejó” que dejáramos de hablar de política…

Finalmente, ‘Directe 4.0’, un programa con buena audiencia, cerró sus puertas ¿Qué pasó?

Yo creo que fue el final de una etapa, no porqué el programa estuviera acabado, porqué lo adaptábamos mucho semana a semana, y potenciábamos el cambio y la variedad de contenidos, pero después de 3 años y medio la dirección decidió prescindir de él. Creo que fue un error, durante bastante tiempo situamos Ràdio4 en el mapa de las radios en catalán.

403331_10151165145149578_1426800444_n

Ahora estás en la agencia de comunicación Equipo Singular. ¿Cómo llegas hasta allí y porque te dedicas a una vertiente más de publicidad que de periodista?

Siempre he sido un culo inquieto. La oportunidad de trabajar en Equipo Singular me vino en un momento en el que quería un cambio. La vida en los medios no es nada fácil, hay poco trabajo, mal remunerado, poco constante y se aprovechan de la vocación de muchos periodistas para que trabajen en condiciones no siempre fáciles. Cuando hubo la posibilidad de dar el salto a una agencia de comunicación, como Equipo Singular, no lo dude. Es una de las agencias más potentes de relaciones públicas en Barcelona y además me apetecía ver la comunicación desde el otro lado. No me arrepiento del cambio en absoluto, pero tarde o temprano, quiero volver a hacer tele o radio.

También estuviste en Divinity como reportero. ¿Te gustaría volver a televisión?

Sí, me encantaría. Hacer tele, es uno de mis sueños.

1004422_10151661099724578_1045371941_n

Si te dieran carta blanca ¿qué proyecto te gustaría hacer?

Hombre si pudiera hacer la carta a los reyes magos pediría poder hacer un programa de entrevistas tipo “El Convidat”, largas conversaciones con personajes interesantes. Una de mis referentes periodísticos es Julia Otero y ella es una gran maestra del formato de la entrevista. Ojalá llegue algún día a poder entrevistar como ella.

¿Tienes algún proyecto de futuro?

Por ahora seguir donde estoy, en Equipo Singular. Soy una persona inquieta pero en ningún caso creo que se haya acabado mi etapa aquí. Y de aquí un tiempo, ya veremos…