Albert Villagrasa: “La moda es un juego y si no es algo loco, es aburrido”

Aunque parecía que me adentrara en un búnker, una vez Albert Villagrasa, directordsc_05781 creativo de Antonio Miró, me abre las puertas de su despacho, puedo ver que mi percepción era errónea. Sentados a poca distancia, veo que Villagrasa tiene fotografías de sus diseños colgados en un corcho. En ese momento me viene a la cabeza Miranda Priestly, la maravillosa Meryl Streep de El Diablo se viste de Prada. Con su ordenador encima de la mesa, empiezo a hablar con Albert, pero pronto me doy cuenta que más que una entrevista, parece una conversación entre dos amigos.

Es la primera entrevista a la que voy informado pero sin ninguna pregunta preparada. El director creativo de Antonio Miró lleva muchos años en el mundo de la moda, quince de ellos con la marca en la que trabaja ahora. Quiero saber cómo ha llegado hasta aquí, qué le hizo adentrarse en el mundo de la moda y cuánto y cómo se vive y se trabaja una colección.

Si quieres saber qué filtro escoge en sus fotografías de Instagram, te damos permiso para seguirle.

¿Por qué estudiaste diseño de moda?

Vivía en Balsareny y siempre había tenido el sueño de estudiar algo plástico, pero por mentalidad de los padres y otras influencias acabé estudiando administrativo. Una vez hice dieciocho años, me fui a Barcelona y tomé la decisión de estudiar diseño en la Academia Internacional de la Moda, que ya no existe.

¿Cómo entraste en el mundo de la moda?

Mientras estudiaba, tuve la suerte de poder entrar a Jean Pierre Bua, una tienda de primeras marcas donde  había muchísimo trabajo. Allí aprendí mucho pero en el último año de carrera dejé la tienda porque no podía compaginarlo con los estudios. Una vez acabé y, después de estar seis meses preparando una colección propia para presentarla y no para vender, encontré trabajo en Marithé et François Girbaud.

¿Por qué Antonio Miró decidió distanciarse de la 080?

En la primera jornada de la 080, nosotros, a pesar de estar en el calendario, desfilamos de forma externa. En aquel momento, el director creativo era Toni y decidió que la política de la 080 no le gustaba. Durante los tres años siguientes desfilamos en Cibeles y el último año en París. Cuando se jubiló Toni, todo el equipo decidimos no hacer desfile para reorganizar bien la empresa y ahora, hace dos temporadas, volvimos a la 080.

¿Cómo valoráis esta plataforma?

Es relativo. Para nosotros es algo positivo porque lo que quieres es exponer lo que tienes y crear notoriedad de la marca, y no hay nada mejor que hacerlo con una plataforma rodeada de grandes profesionales. Hablo del mundo de dentro de la 080, de su equipo artístico y no de su política.

¿En qué os inspirasteis para crear la colección ‘Orígens’ que habéis presentado en la 080?

Me desperté, fui al metro, saqué el móvil para informarme y en aquel momento aluciné porque todos estaban pendientes de la tecnología. Pensé que tendría que haber alguien que no estuviera enganchado y me vinieron a la cabeza los amish y la comunidad menonita.

Con ‘Orígens’ ganasteis el premio de la 080. ¿Cuánto tardáis en hacer una colección?

Unos seis meses. Cuando desfilamos con ‘Orígens’, hacía un mes que ya estaba preparando el concepto de la colección que vendrá. No sólo tienes que tener una idea, que para mí es muy fácil plasmarla, sino que también tienes que trabajar este mundo para que todo tu equipo lo entienda.

¿Antonio Miró ha evolucionado o conserva todavía su identidad?

Durante unos años no evolucionó. Antonio Miró tenía un reconocimiento, pero cuando Andrea Arquero adquirió la marca, decidimos que queríamos más. Yo trabajaba con Toni y plasmábamos su idea de moda, que no era la misma que la mía, pero cuando me nombraron director creativo, decidí que lo quería hacer a mi manera. Aún así, Antonio Miró todavía conserva mucho su identidad.

¿Qué retos y hacia dónde va encaminada la marca?

Ahora mismo, lo que pretendemos es posicionarnos donde habíamos estado. Hoy en día es un mundo muy difícil porque han surgido muchas marcas que ahora están arriba y al cabo de nada mueren, por eso las que aguantan son aquellas que traen un trabajo de toda la vida.

¿Cuál es el perfil del principal consumidor de Antonio Miró?

El consumidor principal tiene un perfil de 35 a 55 años con un nivel adquisitivo medio-alto, a pesar de que esto es muy relativo. El otro día comentaba con unos compañeros que la colección nueva de Gucci es muy joven y podría sorprender porque estos no tienen un poder adquisitivo alto. A pesar de ser joven, al final quién compra Gucci es la mujer de unos 50 años con un poder adquisitivo alto. La moda es un juego y si no es algo loco, es aburrido, además cabe destacar que hace una década, una mujer de cincuenta años era alguien mayor y una de ahora es joven. Esto, lo ha hecho la moda.

¿Crees que la moda está suficientemente valorada?

Sí, dependiendo de las tribus urbanas. La moda es algo volátil, cambiante y rápido porque si no, no evolucionaría. Los jóvenes y las nuevas generaciones son muy fast fashion y exigentes, es decir, estos quieren tener moda barata y rápida. Por eso, los jóvenes junto con la tecnología han conseguido que muchos modelos que se presentan en los desfiles, al cabo de de dos semanas, uno ya los pueda comprar. Esto ya no es Prêt-à-porter, es Pronto moda.

¿El mundo de la moda es tan superficial y frívolo como dicta la sociedad?

No para los que la vivimos. Para nosotros es trabajo, pero obviamente la moda se puede vivir como arte o como consumo. Para mí no es superficial, a pesar de que reconozco que existe una parte frívola donde hay gente que sólo va a ciertos eventos para hacerse cuatro fotografías. En mis desfiles, aunque algunos comentan que todo está muy copado, yo no lo vivo porque o estoy detrás de bambalinas o porque me ponen en un photocall con gente que ni conozco. Afortunadamente, ni el equipo de Antonio Miró ni yo vivimos la parte superficial porque ni somos así, ni nos gusta el mundo de la farándula.

¿Crees en la nueva generación de los influencers y bloggers?

No  creo mucho en ellos porque se retroalimentan de un producto que ha hecho otra persona. Los bloggers se piensan que tienen la fortaleza para decir si algo es bueno o es malo, pero no tienen un bagaje sobre la historia de la moda. Te voy a poner un ejemplo. Personalmente creo que la nueva colección de Yves Saint Laurent es espectacular, pero no es Saint Laurent y aunque con Stefano Pilati no se vendía, sí que entonces se era fiel a la marca. Por lo tanto una blogger dirá que la nueva colección es espectacular pero no es así porque no conserva su esencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s