Una Barcelona de época

Gran Hotel o Downtown Abbey son uno de los miles de seriales que hoy en día ofrece las televisiones del mundo. Por ello, he decidido coger una máquina del tiempo y retroceder un siglo, ya que Barcelona todavía conserva locales, que anteriormente fueron muy concurridos por la burguesía catalana de la época.

Plaza Universidad de Barcelona

La vestimenta era un punto a tener en cuenta para la sociedad catalana, así que nació un establecimiento, bajo el nombre de Almacenes Santa Eulalia de la mano de Domingo Taberner Prims en el Plà de la boqueria. En 1917 pasará a las manos de Luis Sans, la segunda generación decide tomar las riendas del negocio. No será hasta 1926 cuando Santa Eulalia realiza su primer desfile de Alta Costura siendo pioneros en España. Tras pasar por varios hechos históricos como la Segunda República o la Guerra Civil, en 1941 se inauguró el nuevo local de Santa Eulalia dedicado a la mujer en el Paseo de Gracia, 93. Después del éxito que tuvo el espacio de mujer y tres años más tarde, se inauguró en el mismo paseo, un segundo establecimiento dedicado a la moda de hombre, cerrando así la tienda del Plà de la boqueria y consolidándose como un referente de la moda y la Alta Costura en Barcelona y el resto del mundo, incluso en la actualidad. En 1988 Santa Eulalia pasa a ser dirigida por Luis Sans, cuarta generación y actual gerente del establecimiento.

Los salones de té eran muy característicos en la Ciudad Condal, dónde se concentraba la burguesía y los intelectuales de la época. Distintos nombres suenan todavía hoy: Oro del Rhin, Tívoli o Salón Rosa; el inconveniente es que parte de estos salones hace años que cerraron sus puertas, guardando en su interior muchas historias. Unos de los cafés que se conserva hoy en día es Mauri. Este establecimiento, situado desde 1929 en la Rambla de Catalunya, 102, una de las zonas más señoriales de la ciudad, fue y todavía es un referente en Barcelona, como pastelería y salón de té, y no será hasta 1985 cuando abra sus puertas la charcutería.

La historia se remonta al año 1836, cuando Josep Cuyàs inauguró un establecimiento bajo el nombre de “Café de las 7 Puertas”. Años más tarde, el negocio pasó a manos de la familia Morera, quien asumió la dirección del local orientándolo decididamente a la gastronomía, por ello cambian el nombre a “Restaurante de las 7 Puertas“, por lo que se convierte en un referente culinario entre las personalidades más influyentes de Barcelona. Más tarde el matrimonio Morera decide traspasar el restaurante, así que Paco Parellada, una gran personalidad del mundo de la restauración, decide en 1942 hacerse cargo de las  7 Puertas, un local en el que todavía hoy es un punto de encuentro de los amigos de la buena mesa, celebrando así sus 175 años.

Ante todos estos locales, no puedo olvidarme del Liceu de Barcelona, centro de cultura y ocio por excelencia de la burguesía catalana de la época.

Anuncios

Un comentario en “Una Barcelona de época

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s